Home   Jesucristo

Jesucristo

Tan solo es un gran maestro o fue Jesús algo más?

Los hombres y las mujeres a través de los siglos han tenido opiniones divididas con respecto al significado de esta pregunta: ¿Quién es Jesús? ¿Por qué hay tanto conflicto sobre este personaje? ¿Por qué su nombre, más que el de cualquier otro líder religioso, causa irritación? ¿ Por qué usted puede hablar de Dios y nadie se disgusta, pero tan pronto como menciona a Jesús, la gente suele evitar la conversación? O sino se ponen a la defensiva. ¿En que sentido es Jesús diferente de otros líderes religiosos?. La razòn es que ninguno declaró ser Dios, pero Jesùs si lo afirmó. Ese es el motivo por el cual El es tan diferente de los demás.

 Armadura

Resiste firmemente.

Si el Diablo consigue asustarte antes de que empieces, nunca llegarás a comenzar siquiera, ni realizarás lo que Dios quiere. De modo que el Diablo saca toda su artillería y su larga serie de sucios recursos para evitar que te pongas a servir a Dios. Porque él supone que si logra impedir que empieces, jamás llegarás a hacerlo.

¡Lo que el Diablo teme es el testimonio! Él sabe que otras personas se le van a escapar de sus garras por causa de ti y de tu influencia y testimonio. Cada vez que una persona se convierte, se vuelve una amenaza para cientos de los suyos, de modo que el Diablo hace todo lo posible por detenerla.

Hasta Jesús fue llevado al desierto y tentado por el mismo Diablo, en los días de prueba que pasó antes de iniciar Su ministerio.¡Imagínate!. Al Diablo se le permitió someter a fuertes pruebas al Señor y atacarlo! Pero Jesús nunca cedió ante el ataque y resistió al Enemigo con la Palabra de Dios.Cuando el Enemigo se dio cuenta de que Jesús no se daría por vencido, desistió. Así que por el amor de Dios, por el bien de los demás y de ti mismo.

¡No dejes que el Diablo te aparte, con sustos o engaños, de lo que Dios quiere que hagas, antes incluso de haber comenzado! El Señor dice: “¡Resistid al Enemigo y huirá de vosotros!”. Santiago.4:7


Una verdadera lucha

A veces la vida al servicio del Señor es una verdadera lucha, una gran contienda. ¡Pero el Diablo no puede rozarte con una garra ni con un solo colmillo; no puede sofocarte ni cubrirte con sus mentiras si lo resistes con la Palabra de Dios! La Biblia es el estandarte de Dios, es como una enseña o bandera que podemos agitar delante de las propias y puntiagudas narices del Diablo, haciéndolo huir! ¡No soporta la Palabra!. Santiago 4:7

Cuando el Diablo te tienta y te pone a prueba, ¿qué es lo primero que debes hacer? ¡Pídele al Señor una respuesta que figure en la Palabra! ¡Eso fue lo que hizo Jesús! ¡Cuando el Diablo lo tentó y le mintió, se limitó a citarle las Escrituras! Claro que el Diablo también le citó Escrituras a Jesús, pero deformándolas y sacándolas de contexto. Así que el Señor le disparó Escrituras de vuelta, aplicándolas debidamente:

“¡Escrito está!” Luc. 4:1-13 ¡Y el Diablo huyó! ¡No puede resistir la Palabra!. ¡La mejor manera de detener un ataque es contraatacar! ¡La mejor defensa es la ofensiva! ¡Libra una guerra agresiva contra el Enemigo! ¡Bautízate constantemente en oración, sumérgete en la Palabra, memoriza y cita las promesas de Dios! ¡Incluso al Diablo, así como a ti mismo! ¡Con la Palabra puedes poner al Enemigo fuera de combate!. ¡Sepúltalo bajo un alud de la Verdad!


Un buen soldado del Señor

¡La corona celestial que el Señor nos prometió no es nuestra Salvación! La vida eterna la tienes gracias a Su Hijo; es don de Dios. ¡La corona es una recompensa, que se otorga sólo a los vencedores! Es sólo para los que corren y ganan la carrera. La Palabra de Dios nos dice:

“¡Sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo, y no te enredes nuevamente en los negocios de la vida, a fin de agradar a Aquel que te tomó por soldado!”
Timoteo 2:3-4

Pero si defraudas al Señor, perderás tu recompensa y otro tomará la corona que Dios tenía para ti, ¡porque Él cumplirá Su propósito, con tu ayuda o sin ella!. Apocalipsis 3:11

¡Por eso, vela y ora para que no caigas en alguna tentación que pueda desviarte del camino estrecho y angosto que lleva a una corona más elevada y a una mayor recompensa! ¡Pelea la buena batalla! ¡Guarda la fe! ¡Acaba la carrera! ¡Y consigue la corona! ¡Mantén la mirada en la meta y las manos en el arado! “¡Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá una corona de vida!” Santiago 1:12.

¡Cuando esta vida haya concluido, si actuaste debidamente, resplandecerás perpetuamente como las estrellas! Oirás a Jesús decirte: “Bien, buen siervo y fiel… ¡entra en el gozo de Tu Señor!”. Mateo 25:21

Dios te bendiga!


La armadura en su lugar

“Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estad firmes contra las asechanzas del diablo”.

Efesios 6:11- 17

Cada vez que enfrentemos al enemigo debemos estar seguros de que la armadura está puesta en su lugar. Para resistir al diablo y estar firmes contra sus astutas tácticas, debemos:

* Ceñir nuestros lomos con la Verdad. La Palabra de Dios nos dice que la verdad nos hará libres cuando reconocemos nuestro parentesco, posesiones y promesas en Cristo.

* Ponernos la coraza de justicia. Dios no desea que respondamos a los hechos de la vida basados en nuestras emociones sino ceñidos de la verdad que primero aceptamos.

* Calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Tenemos paz con Dios como resultado de nuestra relación con Cristo, y esa paz puede llenar nuestra mente, voluntad y nuestras emociones.

* Tomad el escudo de la fe. Nuestra defensa es la fe que recibimos de Dios. En los días de Jesús, los soldados remojaban con agua su escudo forrado de cuero antes de entrar en batalla para así extinguir los dardos de fuego. Debemos remojarnos en la Palabra de Dios y andar en su Espíritu.

* Tomar el yelmo de la salvación. El campo de batalla del diablo es la mente, y uno de sus trucos favoritos es que usted cuestione su salvación y las promesas de Dios.

* Tomar la espada del Espíritu. Cuando Satanás tentó a Jesús, el Señor respondió: “Escrito está…” por lo tanto nos corresponde seguir el ejemplo de Cristo.


Armadura de Dios

“Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estad firmes contra las asechanzas del diablo”  Efesios 6:11

La Biblia nos enseña que tú y yo necesitamos protección en el juego de la vida. La Biblia llama esa protección la armadura de Dios y nos dice que necesitamos la armadura de Dios para protegernos de los artimañas o trampas del diablo. ¿Qué clase de protección dice la Biblia que necesitamos?

Cinturón de la verdad

La Biblia dice que Satanás es el “padre de las mentiras”, pero que no podrá ganar si nos agarramos a la verdad de que Jesucristo es Señor.
Estad pues, firmes, ceñida vuestra cintura con la verdad …  Efesios 6:14

Coraza de justicia

Satanás nunca podrá hacernos daño al escoger hacer lo que Dios dice que es correcto.
…vestidos con la coraza de justicia…  Efesios 6:14

El evangelio de la paz

Satanás tratará de crear preocupaciones y confusiones en nuestras vidas, pero el conocer a Jesús trae paz.
…y calzados los pies con el celo por anunciar el evangelio de la paz…  Efesios 6:15

El Escudo de la fe

Satanás tratará de sembrar semillas de duda en nuestros corazones y mentes, pero esas semillas de duda nunca germinarán si tenemos fe en Jesús.
Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno  Efesios 6:16

El casco de la salvación

Jesús vino del cielo a la tierra a salvarnos del maligno. Si aceptamos la salvación en el nombre de Jesús, ganaremos la batalla en contra de Satanás.
Tomad el yelmo de la salvación…  Efesios 6:17

La espada del Espíritu

La Biblia, la Palabra Santa de Dios, es un arma poderosa en contra de Satanás.
…y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios…  Efesios 6:17

Ningún cristiano debe entrar al juego de la vida sin toda la protección que Dios nos ha dado. Recordemos que Satanás no podrá hacernos daño cuando usemos la “toda la armadura de Dios”.
Amado Padre, gracias por la protección que nos has dado en contra de los males de este mundo. Ayúdanos a recordar siempre el ponernos toda la armadura de Dios.

 El buen pastor

“¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla?

Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; Y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido.Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento”.

 Lucas.15:4-7

Esta es la palabra de fe que predicamos:

“Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor. Y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia. Pero con la boca se confiesa para salvación”.

Romanos 10:8-10

Dale tu corazón a Jesucristo ahora, repitiendo la siguiente oración:

Padre Celestial, reconozco que soy un pecador y me arrepiento de todo corazón por haber pecado. Vengo a Tí buscando misericordia. Creo que me amas y que enviaste a tu Hijo, Jesús, para salvarme. Creo en el poder de la sangre de tu Hijo Jesucristo para limpiarme. Acepto el perdón que Jesús vino a darme. Confieso que Jesús es el Señor y creo en mi corazón que tú lo levantaste de entre los muertos. Creo que he nacido de nuevo en Cristo. De ahora en adelante, ayúdame a vivir la vida de la manera que Tú siempre quisiste que la viviera. En el nombre de Cristo Jesús AMEN.

 Enseñanzas

Paz


Juan 14:27     La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Juan 16:33     Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Lucas 19:42     ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz!. Mas ahora está encubierto de tus ojos.

Oración


Mateo 6:5-8     Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres; de cierto os digo, que ya tienen su recompensa.Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.

Mateo 26:41     Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

Lucas 18:7-8     ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a El día y noche?. ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?.

Mateo 7:7-11     Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?. ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?. Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?.

Mateo 11:24-25     Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá. Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.

Lucas 21:36     Velas, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

Ofrenda


Mateo 5:23-24     Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra tí, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

Mateo 6:2-4     Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de tí, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, Para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Mateo 12:43-44     De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; Porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.

Niños


Mateo 11:25-26     Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y los revelaste a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó.

Mateo 18:3-5     De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humille como este niño, ese es el mayor en el reino de los cielos.Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe.

Mateo 18:16-17     Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño no entrará en él.

Mateo 21:16     Sí, ¿Nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza?

Mundo


Mateo 5:14     Vosotros sois la luz del mundo …

Mateo 13:38     El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo.

Mateo 16:26     ¿Qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?. ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?.

Mateo 24:14     Y será predicado este Evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

Juan 1:9-10     Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció.

Juan 3:16     Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Juan 8:12     … Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Juan 12:25     El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará

Juan 15:18-19     Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, por eso el mundo os aborrece.

Muerte


Juan 8:51     De cierto, de cierto os digo, que el que guarda mi palabra, nunca verá muerte.

Juan 11:25-26     Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

 

Matrimonio


Marcos 10:6-9     Al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne; así que no son ya mas dos, sino uno. Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

La Ley


Mateo 15:17     No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas, no he venido para abrogar, sino para cumplir.

Lucas 16:16-17  La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él. Pero más fácil es que pasen el cielo y la tierra, que se frustre una tilde de la ley.

Las Palabras


Mateo 12:34, 36-37     ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos?.Porque de la abundancia del corazón habla la boca. Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

Mateo 15:18    Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre.

Juzgar


Mateo 7:1-2     No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.Lucas

6:37-38, 41-42  No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir. ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.

Juramentos


Mateo 5:34-36     Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; Ni por la tierra, porque es estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey.

Infierno


Mateo 5:22, 29-30     Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

Mateo 10:28     No temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed mas bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

Mateo 23:33     ¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?Lucas 16:22-24     Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama

[/toogle]

 

 Herramientas del Maestro

En los días del profeta Jeremías, La gentes escogida de Dios se había vuelto a adorar otros dioses. Pero Dios anhelaba el regreso de sus hijos para que le adoracen a El como el Único Dios Verdadero. Los Israelítas habían sido prevenidos por muchos años y ahora Dios usó a un rey extranjero para disciplinar e instruir.

“Y ahora yo he puesto todas estas tierras en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo, y aun las bestias del campo le he dado para que le sirvan.”
Jeremías 27:6

Dios le recordo a la gente que solo El era Todopoderoso en control de los eventos mundiales. Pero el tambien revelo este orgullo pecaminoso mientras El les pedía que se sometieran a Su disciplina a fin de sobrevivir; “Someted vuestros cuellos al yugo del rey de Babilonia, y servidle a él y a su pueblo, y vivid”. (Jeremias 27:12). Mucha de la gente eligio morir en lugar de confiar en las instrucciones de Dios.

No hay evidencia de que Nabucodonosor siquiera reconociera a Dios en este punto de su vida – y aún así Dios lo llamó “Mi Siervo.” Era el plan de Dios utilizar a este extranjero no-creyente como una herramienta para enseñar a sus Hijos algunas muy importantes (y dolorosas) lecciones.

Ser adoptados dentro de la familia de Dios a través del regalo de la Salvación es un evento único. A través de la fe en el sacrificio de Dios para el perdón de nuestros pecados, recibimos Su gracia y nos convertimos en “una nueva creación”. (2 Corintios 5:17). Sin embargo, aprender a verdaderamente vivir para Dios y ser “hechos conformes a la imagen de su Hijo” (Romanos 8:29), es un proceso que durará por el resto de nuestros días.

Hay mucho que nuestro Padre Celestial desea que comprendamos – muchas lecciones que El quiere que aprendamos – y aún, todas las lecciones parecen casi identicas. El desea una íntima y continua relación; El quiere que aprendamos a confiar en El y amarlo con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza (Marcos 12:30).

Mientras abrimos nuestra vida a las enseñanzas de Dios, debemos permitirle a El que nos instruya usando las herramientas de Su elección. Sus lecciones a menudo son enseñadas usando los más improbables mensajeros y a través de las peores circunstancias; pero sus lecciones siempre contienen una dulzura duradera cuando son aprendidas apropiadamente.

No importa lo que creamos ahora, busquemos la lección que Dios nos esta enseñando. Circunstancias en nuestro trabajo, nuestro hogar, o aún nuestro lugar de adoración podría con frecuencia volverse caliente de fricciones; pero estas fuentes de tensión podrian perfectamente ser las herramientas que Dios esta usando para formarnos y moldearnos – las usa porque nos ama y desea que aprendamos a confiar y amarlo más. Oremos para su continuo amor e instrucción. Abracemos el proceso de formación y estemos agradecidos por todas las herramientas de El Maestro.

 Ministerio

Había una vez un hombre que se llamaba Pepe. Era como tú y yo, normal. Tenía cuatro hijos y una hija. Trabajaba en una fábrica haciendo partes para carros. Era muy simpático y se llevaba muy bien con sus compañeros en el trabajo. Siempre estaba bromeando con todos. Tenía una sonrisa pero bien grande, y cuando se rió se podían ver todos sus dientes. Pues, un día mientras que su esposa llevaba a sus hijos a un juego de fútbol, un carro desvió de su carril y chocó con ellos: Murieron todos.

Después del funeral la casa que solo unos días antes estuvo llena de risas y gritos por los niños, ahora estaba sola y tranquila. A los compañeros de Pepe les dió pena y no querían ni hablar con él porque no sabían que decirle, pero al llegar en el trabajo unos días después del funeral. Pepe fue para hablar con ellos.

Ahora no estaba bromeando ni riéndose, pero tampoco se veía muy triste, hasta que se veía más o menos contento. Se quedaban sorprendidos sus amigos.

¿Cómo que no está triste ante esta tragedia?. “Por la esperanza que tengo”, les respondió, “que los volveré a ver un día.” Y con estas palabras, Pepe comenzó a compartir con ellos la esperanza segura que tenía en Jesucristo.

Jesús murió, resucito, descendió, ascendió al cielo y aun ministra a los suyos. Antes de pasar al Ministerio de Jesús en el Cielo, es necesario que me detenga un poco a explicar los días en los cuales el Señor estaba muerto. ¿Que paso, donde estuvo?


1. Tenemos una esperanza segura en nuestro Salvador

a) El Propósito de descender a las partes mas profundas

“Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua”.1 Pedro. 3:18-20

“Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz”. Col.2:15

1. Predicar a los espíritus encarcelados.
2. No para darles otra oportunidad, como algunos enseñan, sino para proclamar Victoria.
3. Pues, muchos no entienden el descenso de Cristo al infierno.

*
Unos piensan que Cristo fue para sufrir el infierno por nosotros, pero no puede ser, porque Cristo ya había pagado todo en la cruz al clamar: consumado es.
Y entonces, otros dicen que fue para dar una segunda oportunidad a los condenados en el infierno visto que el texto dice que Cristo predicó a ellos.
Pero esta palabra no quiere decir predicar como predicar el evangelio, sino es la palabra para proclamar o anunciar.

4. Cristo descendió al infierno como un general victorioso que entra en la ciudad de su enemigo para que vean todos que su victoria es completa. Cristo fue para darnos tal seguridad.

2. El ministerio de Jesús en el Cielo

“Jesucristo, quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades”. 1 Pedro 3:22. ¿Qué hace Jesús en el cielo?. Jesús tiene autoridad suprema en el cielo.

a) Jesús intercede por nosotros ante el Padre

“¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros”. Romanos. 8:33-34

1. Satanás es quien nos acusa, pero ya hemos sido declarados justos.
2.Satanás conoce su futura condenación, no quiere irse solo, se quiere jalar a sus hijos, amigos, etc. Pero en Cristo Jesús hay esperanza, pues Cristo murió por todos. También ellos tienen oportunidad.
3. Jesús intercede por los suyos al Padre.
4. Que gran Bendición el saber que nuestro Señor Jesucristo intercede por mi, para que mi fe no falte. Para que sigamos animando a los hermanos.

b) Jesús aboga por nosotros

“Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”. Hebreos.4:14-16.

“Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios; y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado. 27Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”. Hebreos 9:24-28.

1. Un Gran Sumo Sacerdote
Para comprender la teología neotestamentaria del sacerdocio es necesario entender antes la relación del sacerdote hebreo con el Pacto. Como pueblo de Dios, Israel era idealmente un reino de sacerdotes (Éxodo 19.5,6). Para guardar el pacto, la conservación de la santidad era fundamental. El sacerdote velaba por la santidad de la nación. Representaba vicariamente a la nación delante de Dios, pues ella por sí misma era incapaz de ser santa. Los levitas, por ejemplo, se aceptaban como substitutos por los primogénitos pertenecientes a Jehová (Números 3:12,13). Los hijos de Aarón representaban a la nación delante del altar y el sumo sacerdote llevaba los nombres de las doce tribus cuando entraba en el santuario para hacer expiación en el Lugar Santísimo (Éxodo 28.29).
2. Por lo tanto retengamos nuestra profesión. Nuestro llamado. Nuestra Fe.

3. Porque este Sacerdote puede entendernos, el mismo padeció, cargo con todo lo
nuestro. Pero sin pecado.
4. Es pues con esa confianza que nos podemos acercar a el. Pues nos entiende.
5. Acercarnos a el para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

c) Jesús es mediador

Hebreos.9:24-28
1. Jesús se ofreció una sola vez. Así, solo le recibimos una sola vez.
2. No hay otra persona en la historia de la humanidad que se ofreció a si mismo para salvar.
3. No hay otro mediador entre Dios y los hombres. Solo Jesús.